• Faundez Profesional

¿Cómo realizar un buen cambio de look?

Actualizado: 29 de jun de 2018


Como Creadores de Imagen debemos estar capacitados para otorgar el mejor servicio posible a nuestro cliente. Para esto debemos ser "polifuncionales", cumpliendo distintos roles que nos ayuden a comprender de la mejor forma que servicio es el indicado para cada uno de nuestros clientes. Aplicar un poco de psicología, periodismo y vendedor, en no más de 10 minutos para no aburrir a nuestro cliente; y luego pasar a explotar nuestras capacidades de artista, humorista, “opinólogo” mientras realizamos el servicio y mantenemos una conversación amena con nuestro cliente.


Durante nuestro día a día con los clientes, vamos realizando diversos servicios, algunos de complejidad menor y otros que exigen toda nuestra capacidad profesional y concentración. Puede que durante mucho tiempo pasemos realizando los mismos servicios, pero siempre hay un cliente que nos saca de nuestra zona de confort, exigiéndonos un servicio de alta complejidad y dedicación: El cambio de look.

"...siempre hay un cliente que nos saca de nuestra zona de confort, exigiéndonos un servicio de alta complejidad y dedicación: El cambio de look..."

¿Y como hago un cambio de look?... Ya de nombre nos suena un poco fuerte, un cambio radical, drástico, que nos lleva a realizar un trabajo que modifique la imagen de nuestro cliente de manera perceptible. Independiente de la razón del cliente, como profesionales debemos estar capacitados para aceptar el desafío de la mejor forma… mientras más complejo el servicio, mayor la satisfacción del cliente, y mejor posicionados en el mercado estaremos. Recuerda que la mejor publicidad para nosotros es el “boca a boca”.



  1. Realizar una buena entrevista a tu cliente. Hay diversos motivos por el cual los clientes asisten a realizarse un cambio de look, por lo general la razón principal es porque el cliente tiene deseos de un cambio interno, ya sea deseos de cambiar o términos de alguna etapa. Comienza preguntándole que servicio está buscando; si bien el experto eres tú, es muy probable que el cliente venga con una idea predeterminada, ya sea porque leyó sobre un nuevo servicio o producto, o porque le recomendaron “hacerse algo en el pelo”. Siempre es bueno tener preguntas ya establecidas, que te ayuden a orientarte según las respuestas del cliente: ¿Cuánto llevas con el mismo corte/peinado?, ¿Cada cuanto vas a la peluquería?, ¿Estas dispuesto a cambiar de color?, ¿Cada cuánto te lavas el cabello?, ¿A que te dedicas en el día a día?, ¿Aplicas algún producto post peinado?, y si es necesario profundizar más, podemos comenzar a preguntar aspectos más personales, pero que nos expliquen un poco más sobre el por que del cambio, por ejemplo ¿Cuánto tiempo al día dedicas a ocuparte de tu cabello e imagen?, ¿Cuál es tu ocupación día a día, al aire libre o en oficina?, ¿Por qué usas el cabello así (ese largo y/o color)?.

  2. Realizar un diagnóstico acabado del cabello. Es fundamental antes de llevar a cabo cualquier servicio, conocer el estado real del cabello, saber a que productos y químicos ha estado expuesto, saber hace cuanto tiempo se realizaron esas aplicaciones, para así poder ofrecer el mejor servicio, sin arriesgar el bienestar del cliente y de la hebra capilar. El éxito del cambio de look dependerá directamente del estado del cabello, por lo que es fundamental realizar un buen diagnóstico.

  3. Registra el “Antes y Después”. Un cambio de look implica que nuestro cliente perciba de manera clara y a la vista el cambio realizado a su imagen. Por eso es fundamental que hagas un registro audiovisual de su cambio. Al acordar el servicio completo que realizaras, antes de comenzar, toma una fotografía o un video de tu cliente con su estilo actual, en donde se note bien su corte y peinado actual, su maquillaje y su rostro. Luego, al terminar el servicio, y presentarle su nueva imagen a tu cliente, también debes realizar un registro, de fotos y/o videos, en donde se vea claramente el cambio de look. Para realizar un buen registro audiovisual fíjate en los siguientes detalles básicos: a) Ocupa siempre el mismo fondo: Has el registro visual utilizando el mismo fondo para las fotos del antes y después, para que el protagonista de las fotos sea el cambio de look y no el fondo u otros distractores. b) Toma siempre los mismos ángulos y perfiles: Para realizar una buena comparación es importante que las fotos del antes y después sean tomadas desde los mismos perfiles del cliente, para que se noten los cambios. c) Usa una luz adecuada: Intenta siempre tomar fotos y videos a la luz del día (si tienes la posibilidad), ya que es lo mas natural que encontrarás, y no se distorsionarán los colores y tonos. Si no tienes esa opción, busca una luz que sea una mezcla entre blanca y amarilla, sin que se exagere ninguna de las dos. También puedes buscar una luz que potencie tu trabajo y haga mas notorio el cambio de look. Intenta no usar flash de celular, ya que “revienta” y distorsiona mucho la realidad.

  4. Guíate por los conceptos del visagismo y del color, elige un estilo definido y ten referentes para ejemplificar e incentivar. A pesar de que un cambio de look deja mucho a la libertad del artista que lo lleva a cabo, siempre es importante guiarse por parámetros que nos aseguren el éxito del cambio. Si bien cada persona es distinta, con sus características y cualidades, es posible estandarizar ciertas características del rostro y del peinado según sus características. Así, es posible recomendar uno u otro estilo, corte o color, según el tipo de rostro que tenga el cliente, sus facciones, el tamaño de sus ojos, orejas, mejillas, labios, entre otros factores. Teniendo estos factores en cuenta, puedes plantear un cambio mucho mas seguro y efectivo para cada cliente, y además puedes hacer referencia a personajes públicos que hayan tomado el mismo estilo o cambio, para aterrizar las sugerencias a algo mas concreto. Debes saber que hay estilos ya definidos, en los cuales puedes basarte para lograr un buen trabajo, aplicando además ciertos cambios y modificaciones para así lograr un mejor resultado, como son por ejemplo los estilos ochenteros, clásicos, punk, elegante, entre otros.

  5. Se sincero, si el cambio no le viene, no se lo recomiendes, por más que lo quiera. Como ya lo mencionamos, generalmente cuando nos llega un cliente para un trabajo así, viene con una idea predeterminada. Pero no siempre esa idea llevada a la realidad será una buena idea. Puede que el cliente quiera parecerse a alguien que admira, pero que realmente esté lejos de parecerse, por mas cambios de look que le propongamos. En esos casos es primordial que sepamos aconsejar al cliente que “ese cambio no es lo que mas le conviene”, sutilmente aclararle que, dadas sus características, ese cambio que busca no le vendrá bien. Ahora esto no debe significar que no realicemos el servicio. Siempre debemos apelar a nuestras cualidades de vendedor, para que nuestra negativa no sea un no rotundo, si no que conlleve una sugerencia de cambio que si le venga al cliente, y converncerlo de que le hará bien ese cambio, aplicando todos los argumentos necesarios que hemos aprendido durante nuestra formación.

  6. Publica tu trabajo en redes y con tus clientes. De esta forma podrás promocionarte de gran forma, y la calidad de tus trabajos quedará plasmada en redes sociales, y será un respaldo para ti y tus clientes. Estos registros son parte de tu book de trabajos con los que podrás darte a conocer.

Esperamos que con estos pequeños consejos puedas llevar a cabo muchos cambios de look exitosos, y potencies el desarrollo de tus trabajos. Te dejamos un breve registro de un cambio de look y... ¡Que la belleza sea contigo!





84 vistas

CONTActANOS

Para promociones, negocios y colaboración, o para cualquier consulta personal, puedes contactarnos llenando este formulario: 

SUSCRÍBETE

Suscríbete y recibe en tu correo todas las novedades

  • Facebook - Círculo Negro
  • Negro del icono de Instagram
  • Negro del icono de YouTube